LA MASCARILLA OSMOPEEL.....Una maravilla para la piel


Tras exponernos al sol en los meses de verano nuestra piel se reseca
 y necesita un cuidado extra para prevenir
 Arrugas, manchas y devolverle la luminosidad.
 La llegada del otoño es el momento ideal para
 hacer una limpiez
a profunda de nuestra piel.


   Aplicate la Mascarilla Osmopeel de Matriskin
1 ó 2 veces por semana en
 cara, cuello y escote.
 De esta manera, eliminaremos las impurezas y células muertas,
 reduciremos arrugas y líneas de expresión
 y conseguiremos ¡revitalizar nuestra piel!



 LA MASCARILLA OSMOPEEL DE MATRISKIN
cuenta con un 25% de Ácido Glicólico
 y un 20% de ácido Azelaico en su composición
Actúa sobre varios procesos bioquímicos de la piel, 
induciendo la síntesis de colágeno propio y 
logrando mejorías en líneas de expresión,
 elastosis, manchas, marcas de acné, etc. 
El ácido azelaico es un producto natural extraído de algunos alimentos,
 que por sus efectos antimicrobianos, está indicado para pieles con acné.
 La Mascarilla Osmopeel combina de forma eficiente 
los ácidos glicólico y azelaico junto con 
otros principios activos, logrando un producto 
con efectos visibles desde la primera aplicación.




El ácido glicólico pertenece a la familia de los Alfa Hidróxido Ácido (AHA), un grupo de ácidos que, aún encontrándose sus componentes en los productos naturales, sobre todo en frutas y azúcares, han sido sintetizados en laboratorios para su uso comercial. De estos usos, es la cosmética la que más se ha aprovechado de sus propiedades, sobre todo en tratamientos exfoliantes de la piel.
Algunos de los AHA más populares son los siguientes:
  • Ácido Láctico: se obtiene de la leche.
  • Ácido Cítrico: proviene de las frutas cítricas como la naranja o el limón.
  • Ácido Málico: se obtiene de verduras y frutas como membrillos, manzanas, peras y uvas.
  • Ácido Tartárico: se obtiene de las uvas.
Entre los veinte AHA que existen, el ácido glicólico es el más utilizado en cosmética y dermatología, ya que presenta el menor peso molecular (solamente contiene dos átomos de carbono) y, por tal motivo, es el que atraviesa más fácilmente la piel permitiendo una exfoliación más suave y profunda.
El ácido glicólico proviene principalmente de la caña de azúcar, aunque también se extrae de la remolacha, de la uva y de otras frutas, y es altamente solubre en agua.

Beneficios para la piel
Está indicado para todos los tipos de piel y por eso son muchas sus aplicaciones en cosmética, ya que actúa sobre varios procesos bioquímicos de la piel. 
Sus propiedades más valoradas son las siguientes:
• Exfolia suvamente la piel, eliminando células muertas y regenerando la piel.
• Elimina manchas producidas por el sol, el envejecimiento, el acné severo, etc.
• Elimina líneas de expresión como las líneas de la frente, la comisura de los labios, etc.
• Cura el acné restaurando la fibra en los tejidos de la piel dañada, cicatrizando heridas y borrándolas.
• Humecta y mantiene fresca la piel evitando su envejecimiento prematuro, dando luminosidad y embelleciendo rostros apagados.
• Protege el colágeno y la elastina de la piel.

Por tanto, el ácido glicólico actúa como un gran agente exfoliante gracias a su alta acidez y fácil solubilidad. Tiene la capacidad de disolver los enlaces que existen entre las células muertas de la capa córnea, acelerando su eliminación y estimulando el ciclo de renovación celular de la epidermis. En otras palabras, destruye lo que mantiene la piel muerta enganchada a la superficie de la piel sana.

 Con todo ello, tenemos que el Ácido Glicólico actúa favorablemente en numerosas afecciones y problemas de la piel como pueden ser:






  • Acné.
  • Dermatitis seborreica.
  • Envejecimiento.
  • Estrías.
  • Manchas en la piel.
  • Hiperqueratosis (acumulación de queratina en la capa externa).

  •          

    Y tú has probado ya la Mascarilla Osmopeel de Matriskin?

    Share:

    0 comentarios